sábado, 27 de octubre de 2007

La patada de la ignominia racista


Aun no me repongo de la indignación que sentí cuando vi por primera vez las imágenes de la agresión brutal: Un "gorilón" insultando y pateando cobardemente a una indefensa adolescente. La causa: el odio racial.

No puedo entender, cabalmente, como una sociedad civilizada del Primer Mundo puede engendrar individuos como este fulano (cuyo nombre anda en boca de tutti li mundi y no, precisamente, como una celebridad, sino como un canalla que merece nuestro más encendido desprecio). Es cierto que ella (la sociedad) se proteje para que estas prácticas segregacionistas y xenofóbicas no sean el pan de cada día, sin embargo, aun queda muchísimo por hacer.

El racismo existe. Y su lucha por erradicarlo completamente todavía es muy débil. Mas ahora que, gracias a la globalización, se exaltan los logros y valores de una cultura supuestamente superior en desmedro de las otras. Me estoy refiriendo, precisamente, a nuestra Cultura Judeo-Cristiana Occidental.

En efecto, la visión etnocentrista que tenemos de la superioridad de esta cultura liberal se ve refrendado, inclusive, por los más grandes intelectuales supuestamente defensores de los grandes valores de esta civilización: la libertad, la igualdad, la democracia y la justicia social. No de otra manera se puede entender como el celebrado escritor Mario Vargas Llosa diga que “El multiculturalismo parte de un supuesto falso, que hay que rechazar sin equívocos: que todas las culturas, por el simple hecho de existir, son equivalentes y respetables. No es verdad. Hay algunas culturas más evolucionadas y modernas que otras...”

Lo que en esencia este intelectual quiere transmitir es la idea de que la sociedad liberal no debe transigir frente a las otras culturas ya que pondría en riesgo el futuro de la “Cultura de la Libertad” (vease “El velo no es velo”) Surge entonces, inevitablemente, la pregunta: ¿Dónde está la libertad de quien quiere seguir conservando sus costumbres y tradiciones de acuerdo a sus patrones normativos y culturales? ¿Dónde queda la igualdad de derechos cuando se le restringe a un individuo la manifestación libre de sus prácticas identitarias? (Las tentativas de respuestas la dejaremos para un artículo posterior).

Volviendo a lo de "la patada racista" -si es que se le puede llamar así a este acto delictivo- creemos que, pese a todo lo que se ha avanzado en materia legislativa y al rechazo que causa en las instituciones internacionales, la discriminación racial sigue latente. Y la sufren en carne propia los cientos de millones de migrantes que estan desparramados por todo el mundo. Y es, justamente, el país mas “democrático” del planeta, los EEUU, quien somete a una brutal segregación racial (y en todo órden de cosas) a todos los seres humanos que no se ajustan a los patrones clásicos de la "raza blanca".

Sabemos que no es facil luchar contra la ideología de la discriminación racial. Ella se encuentra interiorizada en alguna parte de la institucionalidad civil como un remanente cultural arcaico. Y que se difunde a través de ciertos canales socializantes como la familia, el barrrio, la escuela, los centros laborales, etc. Pero, la constatación de este hecho no debe desalentarnos y, por el contrario, debe renovarnos las energías para seguir denunciando y proponiendo alternativas de solución para que estos hechos segregacionistas sean erradicadas completamente.


El caso de "la patada racista" no solo configura un cuadro de xenofobia racial sino que tiene, además, una connotacion delictiva de agresión física y moral y, por lo tanto, debe encaminarse en el plano judicial. Será tarea de la fiscalía española y del juez que ve el caso, castigar este demencial acto.

7 comentarios:

GaBiota dijo...

yo que soy de españa estoy indignadísimo de que algo así haya ocurrido aquí... realmente preocupante. Está en boca de todo el país, y a esa persona no le espera un buen fin. Espero no tener que volver a ver una noticia así...

RGAlmazán dijo...

Desgraciadamente, Humberto, este es el mundo en que vivimos. El rechazo al diferente, por el mero hecho de serlo, es algo que muchos llevan dentro. Hay que hacer mucha pedagogía y tardará tiempo pues los valores de esta sociedad, de competencia, de superioridad, no ayudan a resolverlo.

Este caso ocurrido aquí en España no ha sido el único y, desgraciadamente, no será el último. Creo que personalmente lo pagará caro, pero esa no es la solución global.

Siento verguenza ajena de esos españoles que por el mero hecho de serlo se creen superiores a los inmigrantes.

Salud y República

pescador dijo...

este maniatico cobarde es altamente peligroso, si este sujeto no es condenado, sera un grave mensaje del gobierno al pueblo, que esta ok sentirse superior y empezar con los nacionalismos extremos y absurdos....mano dura al racismo , clasismo y la criminilizacion de los inmigrantes!!!!
como ud. dice, aqui en USA, esto es pan de cadad dia, por suerte donde yo vivo los inmigrantes y minorias somos mayorias, pero aun asi el SISTEMA ESTA HECHO Y TRABAJA PARA LA MAQUINA RACISTA DE DOMINACION BLANCA A NIVEL NACIONAL, este problema es grave en todas partes, no solo en los paises que estan dando la noticia, en Chile el movimiento nacionalista (neonazi) es bastante grande y organizado y han ocurrido bastantes crimenes xenofobicos en sus manos... todo esta en nosotros en combatir este mal, nunca callando y denunciando con debate de ideas a estos sujetos, no podemos esperar que la policia los combata , pues en muchos casos viene de su seno y amparo!!!
por ultimo el escritor vargas-llosa independiente si escribe bien o mal, siempre he creido que es un burges reaccionario!!!!!
se le saluda y abraza fraternalmente
salud y A.

Anónimo dijo...

Lo que sucedio con la chica ecuatoriana es respudiable desde todo punto de vista, esta noticia fue transmitida en todos los noticieros de mi pais y cada vez que la veìa se me hacia increible ver el atropello tan salvaje de esa bestia porque ese es el calificativo que se merece. Parece mentira que a estas alturas de la vida aun continuen con el racismo, y eso que es un pais desarrollado.

Humberto Contreras Soria dijo...

Quiero agradecer muy de veras estos valiosos comentarios de los amigos blogeros:

Al amigo del blog gabiota, creo que a todos nos mueve la indignación y esperamos de que actos como éste no se presenten nunca mas, pero, creo que esto solo quedará en buenos deseos porque la xenofobia racial parte y se sustenta en un sistema socio-político enfermo al cual, primeramente, debemos curar.

Comparto totalmente contigo amigo rgalmazan. El rechazo al "diferente" es algo que llevamos muy dentro, sin embargo, hacer pedagogía es uno de los instrumentos que se tiene que aplicar. Por supuesto que no es el único "instrumental" pero, acaso, quizá el mas decisivo en la lucha contra la discriminacion de cualquier tipo.

Al amigo del blog pescador: por supuesto que se tiene que endurecer los castigos ejerciendo "mano dura" para los racistas delincuentes y al mismo tiempo no haciéndose de la "vista gorda" cuando se dan estos casos xenofóbicos. Comparto la visión de que el sistema capitalista (neoliberal y globalizante) de los EEUU está hecho para la dominación racial no solo de su pais sino tambien para el mundo entero. De ahí que la alienta y la promueve desde el plano ideologico (investigaciones seudo academicas)hasta en lo social y político.

Al amigo(a) anónimo: en efecto, parece mentira que aun en pleno siglo XXI todavia exista el racismo, y sobre todo en los países supuestamenente desarrollados.

Quiero agregar un extrato del artículo "Xenofobia, racismo y espejo" del columnista Jorge Bruce (diario Peru 21)que dice: "Lo que añade atrocidad al acto cobarde de patearle el rostro a la muchachita de 16 años, es el hecho de que lo hiciera mientras hablaba por su celular, como si estuviera llevando a cabo una de esas acciones secundarias que uno puede hacer sin dejar el teléfono, como rascarse o espantar una mosca. Hay una deshumanización ostensible en esa indiferencia ante el sufrimiento del otro, impregnada de corrosión tanática. El joven agresor es un pobre diablo que debe de andar buscando desesperadamente seres a quienes colocar por debajo de su miserable ubicación en la sociedad española -es un desempleado- a fin de expulsar de su fuero interno el rechazo contra sí mismo, que advierte tanto en sus compatriotas como en el núcleo más oscuro de su ser. Es ese odio contra su persona, por ser un fracasado y excluido de la pujante sociedad española de hoy, el que probablemente lo arrastra a esos extremos incalificables de psicopatía y cobardía. Nadie es más peligroso que una bestia acorralada y atormentada por sensaciones de carencia y desvalimiento personal. Eso que en inglés se conoce como white trash (basura blanca)".

Gracias a todos y nos estaremos viendo pronto. Saludos.

Anónimo dijo...

Humberto, es muy interesante todo lo que escribes, te admiro y animo a seguir adelante, pues tienes una forma especial de escribir y trasmitir de una forma clara y concisa tus ideas.
Un fuerte abrazo

Arianna19 dijo...

La alta cercanía que me une a este caso, hacen que no pueda evitar dejar constancia de mi rechazo por este acto racista-xenófobo.

Siento comunicarles, y créanme que yo lo siento tanto o más que ustedes, este chico actualmente está en libertad, merodeando por su barrio como un rey y hablando ante las cámaras. Su respuesta frente a la agresión que todos vimos es que "iba borracho, no recuerdo nada de lo que hice...". Que fácil es fingir que uno no se acuerda de sus actos.

Por otra parte, me gustaría puntualizar un par de cosas sobre este caso.

El otro chico que aparece en el vídeo, se trata de un chico prominente de algún punto suramérica, que actualmente reside en un pueblo de las cercanías de Barcelona. Pues bien, recientemente ha sido entrevistado por la televisión catalana y dijo que sintió miedo y que eso le evitó reaccionar frente a ese acto. Nadie le culpará por sentir miedo, es lo que irradia ese energúmeno a su paso. Cuando la agresión cesó, el chico le señaló la cámara a la chica agredida y le dijo que todo había sido grabado y él la animó a denunciar este caso de racismo a la policía, y delante de él, cogió su teléfono móvil y llamó a la policía.

Espero que finalmente ese monstruo pague por lo que hizo y que nadie más haya de sentir miedo.

Yo también sentí y siento una gran vergüenza ajena al ver estas imágenes.


Un saludo Humberto!
Buen trabajo