jueves, 6 de septiembre de 2007

La Pobreza en el Perú: una breve aproximación


Dentro de los países de América Latina, el Perú es uno de los más pobres. Lo corroboran múltiples informes de organismos internacionales como el PNUD, BID, CEPAL y otros. Todos ellos señalan que más del 50 po ciento de la población peruana (estimado en 28 millones de habitantes), no satisfacen adecuadamente sus necesidades más elementales: alimentacion, salud, educación y vivienda. Y de éstos, aproximadamente el 20 por ciento, viven en condiciones de extrema pobreza, es decir, en condiciones de indigencia.

Muchas son las causas y los factores que ocasionan la pobreza. Las investigaciones al respecto nos dicen que son originadas por deficientes programas de educación escolarizada; falta de claridad en las políticas económicas y sociales; inequidad en la distribución de la riqueza; vestigios de estatismos y populismos que han impedido la liberalización de la economía; ausencias de actitudes en pro del desarrollo; corrupción generalizada en las esferas del poder; y un largo etcétera.

Si bien es cierto que la pobreza en el país, lo arrastramos desde el mismo momento de la conquista española, también no menos cierto es que a partir del acelerado y caótico proceso de urbanización (experimentado sobre todo a partir de los años 50 del siglo pasado) la pobreza andina, aquella que inunda totalmente a los pueblos y comunidades indígenas y mestizas -siendo éstos el segmento mayoritario de la poblacion peruana- irrumpe en el escenario social de las ciudades costeras, para quedarse definitivamente instalada, a vista y paciencia de todos los citadinos y sus autoridades. ¿Que había pasado? Pues, simplemente, que la pobreza se presentó ante los ojos de los demás, ya que estuvo "escondida" por muchos años en los remotos parajes abruptos de los andes serranos.

A partir de su instalación, permanencia y expansión en las ciudades, la pobreza empieza a ser analizada ya no como un problema marginal de unos cuantos individuos, sino como un problema social emergente, Y, por lo mismo, el gobierno central empieza a tomar cartas en el asunto, más por la presion de ciertos países del "Primer Mundo", que como un deber para los ciudadanos afectados por la carencia de los medios indispensables de existencia. El diseño e implementación de algunos programas asistencialistas (promovidos en gran parte bajo esquemas funcionalistas y desarrollistas, desde las metrópolis académicas de los países capitalistas, como el famoso modelo "Desarrollo de la Comunidad") fracasan estrepitosamente. Más que por otra cosa, por la imposición vertical de valores ajenos a los patrones conductuales y valóricos de los migrantes pobres. Los siguientes intentos, mediante políticas macro económicas (crecimiento económico) y sociales ( redistribucion del gasto social) tambien terminan en fracasos porque, simple y llanamente, no afectan en lo mas mínimo las estructuras del Poder. O sea, del poder del Estado.

Y desde esos aciagos momentos, en que la pobreza se hace visible en toda la sociedad peruana, muchos han sido los esfuerzos que se han desplegado en su nombre, y ninguno ha servido para nada. Algunos con buena intención, otros con voluntad de lucrar con las desgracias ajenas. Porque sabido es que, estas muchedumbres empobrecidas, son apetecidos por los politiqueros inmorales y corruptos que solo buscan votos y cuando estan en el poder se olvidan de ellos. Y ante este panorama: ¿Que dicen los jerarcas de la iglesia católica? Ellos, como todos los santos, nos dicen: "¡Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos!".

10 comentarios:

Sebastián dijo...

Humberto, saludos desde México; sólo para confirmar que cuando gustes puedes publicar en "La otra chilanga"... ¿ya viste la presentación?

RGAlmazán dijo...

Mientras que no se vaya a la raiz, mientras que no se cambie la estructura del poder no hay nada que hacer. Los esquilmadores seguiran haciendo su tarea, arrasar y convertir en barbecho lo que toquen, cual caballo de Atila.
En cuanto a la Iglesia, que va a decir... su interés es el de tener gente dócil y que crea en la otra vida como recurso de compensación de ésta.

Salud y República

Humberto Contreras Soria dijo...

Hola Sebastian; sí, en efecto, ya he visto la entrada y en cualquier momento estoy subiendo mi primer post en "La otra chilanga". Les agradezco la presentación que me hicieron, y complacido por estar en la nómina de colaboradores. Nos vemos pronto.

Amigo Rafa; la cuestión central para atacar la pobreza, justamente (como tú mismo lo enfatizas), se encuentra en las estructuras del poder. Mientras no se transforme -o por lo menos se reforme- el Estado, todos los intentos quedaran como simples declaraciones huecas y sin sentido. Todos los políticos y los organismos mundiales y nacionales hablan de la pobreza y sus nefastas consecuencias en la sociedad civil, pero a lo más que aspiran es a disminuirla más no de eliminarla de raíz. Ellos saben, mejor que nadie, que es el sistema del capitalismo "globalizante" y neocolonial el que profundiza cada vez más las miserias de los pueblos por una serie de causas y factores que es largo mencionar en este comentario. Revisemos, por ejemplo, los famosos "Objetivos del Milenio" de la ONU y encontraremos que ellos hablan de "reducir a la mital" la pobreza que hoy se vive no solo en los países subdesarrollados, sino tambien en los propios paises "desarrollados" del "primer mundo". En consecuencia, desde las mismas esferas del Poder no hay una intención firme de lucha frontal contra la pobreza, pese a todas las declaraciones habidas y por haber. Así de simple. Corresponderá, por tanto, a los mismos pobres buscar la manera de salir de esta infame situación a que los ha condenado el sistema vigente. ¿Como lo haran? ¿Cuando lo haran? ¿Donde empezaran? son algunas de las preguntas que me gustaría saber. Pero creo que, de algún modo, aquello que dijo Lenin que este órden de cosas se trastocará, será cuando "...los pobres ya no quieran seguir viviendo como hasta vienen viviendo, y que los ricos ya no puedan seguir viviendo como hasta ahora vienen viviendo..."

¡Salud!

CSA dijo...

El problema, en mi opinión, no reside en el desarrollo económico. Reside en la distribución de esa riqueza. Para ello no se puede liberalizar la economía de la forma capitalista porque estará una lucha de intereses entre la población y el mercado controlado por aquellos que tienen intereses y viven de ello.

Pero tampoco valdría una liberalización anticapitalista de la economía ya que seguiría faltando el deber del Estado de distribuir la riqueza.

Salud y república

Arbillas dijo...

Me has dejado con el alma en vilo.

La pobreza por desgracia cada dia se va cebando y minando la vida de muchas personas.

He leido tambien despacio tu post anterior y estos mundos de pobreza me da muchas veces la sensación de que no se quieren eliminar por parte de los mas altos cargos de este planeta.

Y digo este planeta, porque así lo siento, el dinero siempre está en la manos de los mismos, bancas, grandes empresarios de armamento, y con ese dinero juegan, manipulan para seguir acrecentando su caudal monetario.

Los ricos cada dia mas ricos y los pobres cada dia mas pobres y mas numerosos, ya sé que está muy oido, muy repetido pero no por ello deja de tener razón.

Como no comprendo las guerras, porque no entiendo matar al vecino para quedarme con su casa, mientras descuido la mia.

bueno, digo que no entiendo, pero si que entiendo, lo que pasa es que no comparto las ideas de los que quieren seguir siendo cada dia mas ricos y vivir a costa de la muerte y la pobreza (que ellos no ven, ellos viven mirandose en su lujo y en su propio gueto de gente igual que ellos.

La pobreza podria erradicarse, pero no creo que interese al gran capital que desaparezca.

Con respecto a la Iglesia, le interesa mucho que siga la pobreza, ya que mientras se piensa en como sustistir hoy , no se piensa en como nos quieren manipular.

Aunque reconozco que en algunos sitios hay personas de fé con buenas intenciones, aunque muy pocos.

El reino de Dios, que se queden con él los señores del Vaticano o de Salt Lake City, o los de cualquier ciudad que tenga la sede de las distintas religiones.

Las personas no quieren un reino, las personas tienen hambre , sed , necesidades, no piden oro ni plata, quieren y necesitan justicia social y vivir dignamente.

Un abrazo.

StAlInStOnE dijo...

En primer lugar para poder atacar con este problema se debe cambiar la estructura del poder, la cual comparto con los comentarios anteriores,ahora para contribuir con ello tenemos que asumir un rol de agente de cambio, identificando y actuando sobre las causas subyacentes de la pobreza
Nuestras intervenciones deben aspirar a tener un impacto a través de cambios en políticas y programas de otros actores.

También existen otras alternativas para ayudar a la pobreza a emerger de donde esta…principios éticos y de solidaridad donde podemos darle la mano a los mas necesitados, con bienes materiales y educación, mensajes de esperanza, etc.…Nosotros como jóvenes nos debe interesar mucho el futuro de nuestro país, pues esta en nosotros el cambio; todos tenemos un prospecto de vida el cual no se debe ver reprimido por problemas el cuales debemos superar ya que la vida se encuentra lleno de retos.
Para terminar ¿Es posible que el que trabaja todo el día sea el mas pobre?
¿Qué suerte hay q tener al nacer?...nos preguntamos...

atte: stalinstone.
Gracias por este articulo...

Chiara Marinelli dijo...

Holas, es la primera vez que leo tu blog y desde el inicio debo felicitarte por artículos interesantes y críticos.
La pobreza es un tema que creo siempre ha estado allí, pero claro como tu afirmas estaba escondida en la Sierra y Selva...sin embargo ¿no crees que sigue escondida? Es decir, ¿cuantas de las personas que viven en Miraflores, San Isidro y demás distritos de clase alta conocen un pueblo joven, si no es por un noticiero?
Yo creo que si bien se debe cambiar la estructura del poder como afirma Rgalmazán, lo primordial es crear conciencia; la gente debe conocer la realidad del país. No es posible que veas niños de 5 años en los semafóros limpiando vidrios y te deje indiferente!! Si en verdad queremos cambiar el Perú y salir de nuestra pobreza debemos tomar conciencia de la realidad que existe fuera de nuestra casa y desde allí proponer cambios. Cambios realistas y no utópicos, que surgan del conocimiento de los problemas de las personas y no de los grandes gobernantes que sin conocer la realidad del día a día presentan proyecto que jamás se concretarán.

PD: Felicitaciones por el blog!!

Anónimo dijo...

Que triste, se oye la lluvia
en los techos de carton
que triste vive mi gente
en las casas de carton.

Viene bajando el obrero
casi arrastrando sus pasos
por el peso del sufrir
mira que es mucho el sufrir
mira que pesa el sufrir

Arriba deja la mujer preñada
abajo esta la ciudad
y se pierde en su maraña
hoy es lo mismo que ayer
es un mundo sin mañana.

Que triste, se oye la lluvia
en los techos de carton
que triste vive mi gente
en las casas de carton.

Niños color de mi tierra
con sus mismas cicatrices
millonarios de lombrices y,
por eso que tristes viven los niños
en las casas de carton

Que triste, se oye la lluvia
en los techos de carton
que triste vive mi gente
en las casas de carton.

Usted no lo va a creer
pero hay escuelas de perros
y les dan educacion
pa`que no muerdan los diarios
pero el patron
hace años muchos años
que esta mordiendo al obrero

Que triste, se oye la lluvia
en los techos de carton
que lejos, pasa una esperanza
en las casas de carton.
!!! GET Marco Antonio Solis - Casas De Carton ringtones !!!

DE VERDAD SE LOS DIGO EXISTEN ESCUELAS PARA PERROS PARA QUE NO SE COMAN EL PERIODICO DE LOS GRANDES SEÑORES, ME DUELE TANTO VER COMO SUFRE LA GENTE LATINOAMERICANA Y LAS PROMESAS QUE SE QUEDAN EN EL AIRE..........LOS QUIERO MUCHO, UN BESO DESDE MEXICO.

Anónimo dijo...

Leyendo este artículo una de las cosas que veo con mayor preocupación es que como seres humanos nos encerramos tanto en nuestro propio mundo que no queremos ver más allá, ayer veía un documental en donde los niños daban a conocer una realidad cruda, realidad que muchos no queremos ver, que triste es ver que mientras nos quejamos de no tener lo mejor, algunos tan solo quisieran tener algo, y aún en medio de su soledad quieren salvar el mundo de la dura tragedia que a diario enfrentan.

Amparo desde Colombia

Anónimo dijo...

La pobreza en el Perú persiste en Tiempo como una lacra, que ningun politico ha podido extirpar por una simple razón le falta cerebro y noes que no lo tengan sino que lo usan para faborecerse y enriquecerse.
Lamentablemente a mi me consta; no hay autoridad competente en Perú para acabar con este flagelo.El perfil gubernamental no cambia desde la epoca del virreynato por lo cual concluyo que la clase politica es parte solo gobierna para un sector medio arriba de la población y el estrato mayoritario no les interesa por que en sus mentes estan que estos no podran reclamar por que carecen de menos sapiencia que los ilustrados señores.
Alguien debe poner fin de una sola vez a estos atropellos y a estas injusticias.
Alos jovenes : "solo nosotros podemos cambiar el rumbo del Perú"
pero... Alguien Tiene que empezar YA¡----